Miguel Gabaldón estuvo el otro día en La CASA de la PORTERA, recorriendo nuestro espacio de la mano de Marta Fernández-Muro y pensándose si se compraba la casa…

Este es el artículo que ha publicado en la sección de teatro de Notodo.com

Marta Fernández Muro notodo

“Todos ustedes vienen a ver la casa, ¿no? Pues pasen, pasen… Así recibe Marta Fernández-Muro en el rellano de la escalera vecinal de la calle Abades número 24 a los espectadores de Un pasado en venta, que se representa en La casa de la portera (ese bajo tan kitsch y especial reconvertido en particular microespacio escénico). Los espectadores, durante una hora, se convierten en potenciales compradores de un inmueble que este particular personaje nos muestra habitación por habitación, y en oyentes involuntarios de la historia de su familia.

La mítica secundaria de tantas y tantas películas y series de los ochenta y los noventa (el Laberinto de pasiones almodovariano o el Arrebato de Iván Zulueta son sólo un par de sus títulos) escribe y protagoniza este monólogo dirigido por Pilar Massa. Un espectáculo especial (como todos los de este local porteril, por otra parte) en el que la actriz interactúa continuamente con los 25 espectadores presentes mientras (Compréndalo, es que paso mucho tiempo sola y me tengo que desahogar) relata historias personales y de una familia, su familia, que habitó durante años esos aposentos y muchos otros que imaginamos pero no vemos. Un texto que oscila (casi incoherentemente, pero en ello consiste también la gracia del asunto) de unos asuntos a otros. Básicamente cómico, pero con puntos desasosegantes anclados en el absurdo: hombres que encogen y encogen hasta la muerte, cabezas de jabalíes que lloran serrín o mujeres enamoradas de ciervos de ojos verdes. Todas referencias a una locura familiar generalizada que, sospechamos, ha heredado (o proyectado) esta mujer, eternamente esperando, como Godot, a alguien que nunca llega, y que defiende el suicidio como idea de liberación.

Marta Fernández-Muro se descubre así, aparte de como una actriz capaz de llevar perfectamente el peso de una obra ella solita, también como una particular autora teatral (aunque hay que señalar que ya se había destapado como escritora con los cuentos publicados en sus volúmenes Niñas malas y Azoradas). Lo más tremendamente seductor de este monólogo son los destellos de delirio fabulador, de la triste locura de este desvalido personaje, que nos sumergen en un universo íntimo y especial, acogedoramente insano. Potenciado siempre, por supuesto, por el singular espacio escénico de La casa de la portera. Muy estimulante, sin duda, la visita con opción a compra de esta casa. Así, que simplemente, llamen y concierten su visita, que no se arrepentirán. Gracias, gracias por venir… Muy amables, gracias, de verdad, gracias, gracias, muchas gracias. Gracias, gracias, gracias…”

“UN PASADO EN VENTA”.

Enero.

Jueves y Viernes: 20h.

Sábado y Domingo: 18h.

Teléfono de reservas: 649397571 (horario de 11h a 14h y de 17h a 20h)