Juan Mairena, creador y padre de CERDA, habla de su criatura con nosotros.

“Cerda nace en un momento de crisis e incertidumbre, de confusión, de pérdida de valores y de confianza en las instituciones que nos representan. Nace de la rabia, del dolor, de la necesidad de gritar pero también de reír. Por eso es una comedia hilarante y, al mismo tiempo, una tragedia devastadora. Y aunque en esa dualidad tal vez se imponga al final la comedia sobre la tragedia, el motor de la historia no es sino el drama de alguien que descubre que no es quien creía ser o, al menos, quien le habían dicho que era. A partir de ahí empiezan a surgir personajes perdidos y atrapados en un mundo del que no pueden salir, desorientados pero unidos por un mismo afán: el deseo de llegar hasta el mar, ese lugar donde una vez empezó todo, donde surgió la vida, y una vez allí, tener la oportunidad de empezar de nuevo. Todos ellos representan el desasosiego de este momento que nos ha tocado vivir, en el que nada es como nos habían contado y donde, cada vez con más frecuencia, ya casi sin inmutarnos, asistimos a una realidad que supera con creces la ficción”.

 

20130917-095606.jpg

“La complejidad de un texto tan surrealista y disparatado como este, así como la ambigüedad de los personajes -atrapados entre dos mundos antagónicos- ha supuesto un reto para los actores quienes, al principio, confesaban encontrarse casi tan perdidos como los propios personajes. Aun así, superamos las dudas y dificultades iniciales con trabajo de mesa y, sobre todo, con la risa, que no dejó de estar presente en ningún momento de todo este proceso. En cualquier caso, el balance no puede ser más positivo, sobre todo cuando se tiene la fortuna de trabajar con gente que no sólo se entrega, sino que disfruta al máximo de lo que hace, lo que para mí es fundamental”.

20130917-100216.jpg

“Poner en pie un proyecto de estas características no ha sido fácil, sobre todo en los tiempos que corren y sin apenas recursos. Si a eso añades que casi acabas de aterrizar, se podría decir que hay que ser muy atrevido, estar loco o amar demasiado el teatro para embarcarse en una aventura como esta. En mi caso parece que se cumplen todas esas premisas. Por suerte, he tenido a mi lado a Pablo Martínez Bravo, que me ha asistido en la dirección y ha hecho que todo sea más fácil. Asimismo, ha sido un lujo poder realizar la obra en el mismo y maravilloso espacio para el que había sido concebida. Era un riesgo, pero al final ha sido un sueño hecho realidad. Por todo ello, y pese a las dificultades, el viaje ha merecido la pena”.

CERDA

MARTES y JUEVES a las 20h y 22h. 15€.

Teléfono de reservas 649397571 (de 11h a 14h y de 17h a 20h)