ANIMAL se estrenó en La CASA de la PORTERA en JULIO, ha continuado durante el mes de SEPTIEMBRE y seguirá con nosotros en OCTUBRE. Es la primera obra escrita por Rubén OCHANDIANO; una agresión sufrida por uno de los miembros más débiles del núcleo familiar funciona como detonante de la acción. El autor y director crea un ambiente absolutamente claustrofóbico y enfermizo que mantendrá al espectador en suspense durante toda la hora de representación.

A continuación os dejamos la crítica que Mario Abril ha publicado en el blog: “Tan solo palabras“.

ANIMAL

El Teatro no es solo pasar el rato; es sentir, vivir, filtrar por tu cuerpo las emociones que los actores, el texto y demás ingredientes conjugan en una obra. ANIMAL consigue todo eso y más. La última obra dirigida y escrita por Rubén Ochandiano te embauca y te lleva hasta lo más profundo de su desgarradora historia.

PROPUESTA ANIMAL_01

Recordemos que no es la primera dirección teatral de Ochandiano ya que le hemos podido ver al timón de La Gaviota y Antígona. Pero sí es la primera vez que escribe una obra teatral y el resultado no ha podido ser más sobrecogedor. Esa es la palabra que define ANIMAL. Una duda, un amor del pasado, la incertidumbre, los celos, la rabia, la desconfianza, todo se entremezcla en esta obra con total solvencia. Casando una pieza con otra, construyendo un camino por el que el espectador sin darse cuenta pasea hasta formar parte del suspense de este drama. No es un drama al uso, de pañuelo, de lágrima fácil. Rubén Ochandiano no es de esos. ANIMAL es reflexión, son personajes rotos desde lo más profundo de sus seres por un suceso, que obviamente no desvelaré. Cualquier detalle cuenta. Las pistas despistan, te unen, te separan, confías, desconfías, crees y no crees. Eso solo se consigue con una estructura formada a la perfección.

ANIMAL se presentó en julio con un rotundo éxito en ese enclave cultural madrileño que es La Casa de la Portera. Ahora se retoma, los domingos de este mes en la misma sala. Era mi primera vez ante este formato. Sentía una curiosidad tremenda por conocerlo. Vaya por delante toda mi admiración ante cualquier manera de apostar por el teatro, y el formato micro, más íntimo, más cercano cada vez suma más adeptos. La Casa de la Portera es magia pura, es acogedora. En uno de los salones de escasos metros cuadrados se desarrollan las obras. Tienes al actor ahí, puede tocarte. Esa sensación, como espectador es indescriptible. Que se desarrolle la historia a escasos centímetros de ti te mete todavía más en lo que sucede, te sientes parte de la obra, sientes que eso forma parte de ti, que eso también te involucra a ti, eso es maravilloso.

María Vazquez y Tamar NovasMaría Vázquez y Tamar Novas.

Mención especial merecen los actores. Un triangulo perfectamente engranado. María Vázquez interpreta a una madre absolutamente desbordada pero que parece ocultar más de lo que el espectador cree a priori. Vázquez no solamente merece una Max por su actuación, merece cualquier alabanza por su complicada tesitura. No pierde ni un segundo su tensión en esta historia. Tamar Novas es el amigo, amante de antaño. El amor hace cometer locuras. La madurez actoral de Novas se plasma en esta obra. Deambula entre la delgada línea del bien y el mal. Su rostro es capaz de mostrar con absoluta naturalidad y maestría registros diferentes en escasos segundos. También podéis disfrutarle en “Comedia y sueño. La mentira más hermosa” (Teatro Conde Duque). Por último, pero no menos importante está Alejandro Casaseca. ¿Culpable o no culpable? ¿Quién es culpable? Casaseca encarna con destreza al marido de Vázquez. El se muestra repleto de ira, fuera de sí, se siente engañado. Su complexión, su rostro furioso y desencajado hace temer incluso a los allí presentes. Las disputas, los ruidos, te hacen sobrecogerte, ponerte alerta. Nada es lo que parece pero todo es lo que se ve.

Ochandiano lo ha vuelto a hacer. Está creando incluso un estilo en la dirección, una forma de entender el Teatro, de exhibir las historias. Hablamos de la reflexión del drama, del ir más allá, de no quedarse en la superficie, de introducirse hasta lo más profundo. Un espectador no sale indiferente después de ver una obra que tiene como director a Rubén Ochandiano. Mientras sigue con ésto prepara la adaptación de la obra de Antón Chéjov (uno de sus autores predilectos) El Jardín de los Cerezos que se estrenará en febrero en la Sala Mirador.  Con ANIMAL, recordad, la cita es los domingos en La Casa de la Portera. Otra manera de sentir el Teatro.

cast_with_director3

ANIMAL.

DOMINGOS de SEPTIEMBRE y OCTUBRE a las 20h y 22h. 15€.

Teléfono de reservas 649397571 (de 11h a 14h y de 17h a 20h).