La Revista y agenda cultural online La Playa de Madrid ha publicado esta fantástica reseña de Yo Amé a Edgar Allan Poe

Poe_reflejo

Yo Amé a Edgar Allan Poe

A las decimonónicas habitaciones de La casa de la Portera le va que ni pintada esta obra, basada en los crelatos macabros de Poe. Las propias autoras han incrementado el caracter gótico del decorado, añadiendo velas, una alfombra roja, espejos.

Pilar Massa y Carmen Mayordomo te reciben inquietantes, primorosamente vestidas de negro, los labios sellados y el pelo en un moño; clavan sus ojos en ti, silenciosas, mientras remueven una tacita de porcelana. Parecieran las mismísimas hermanas Bronte.
Han elegido tres relatos: El corazón delatorEl gato negro y Berenice.

Los dos primeros, El corazón delator y El gato negro, los cuentan sincronizados. Dividen al público en dos habitaciones y cierran la puerta. Ya no hay escapatoria: Pilar musita la primera frase y el relato crece cual Maelstrom, la precisión y la belleza de las palabras de Poe te va empapando y acabas sumergido en la más diabólica Perversidad.

Ambas terminan a la vez. Pilar sale de la habitación, los espectadores quedan abandonados, masticando el intenso final de El corazón delator. Entra Carmen y cierra la puerta tras sí. Vas a ser apuñalado con otra historia.

La sincronía de ambos relatos está muy conseguida y tiene un efecto estetizante: como espectador oyes ecos lejanos a través de la pared y sabes que en la habitación paralela se está contando otro cuento. Eso genera una sensación de espejos, de casa de muñecas. Los dos relatos transitan por sendas comunes, pero esta dramatización -escrita por Pilar Massa a partir de la famosa traducción de Cortázar- hace hincapié en las semejanzas. Es muy gratificante descubrir los nudos secretos entre ambos relatos, el hilo rojo que asoma bajo el cordaje.

Poe_cuija

El tercer cuento es Berenice. Comparto tanto el título de la obra -’Yo amé a Edgar Allan Poe’- que confieso que no puedo afrontar con serenidad el recuerdo de mis emociones: fuimos conducidos en absoluto silencio a la otra habitación. Era un salón de espejos, y en derredor, pegados a las paredes, un grupo de personas -los otros- nos miraban. Me sentaron en una temblorosa mesita en el centro. Sobre ella había, naturalmente, una ouija, velas, un cofre de plata cerrado. Que este cofre contuviera realmente los dientes de Berenice es posible, pero no puedo estar segura pues no llegó a abrirse. Solo decir que, mientras las dos actrices narraban, me dio la impresión de que un halo en el espejo había empezado a formar un rostro taciturno. El rostro de Edgar, que quería entrar, que estaba siendo llamado.

Si te gusta Poe, ni lo dudes.

Terminada la obra, te invitan a una copita de licor y algo de conversación distendida. Y es necesario porque te han dejado con el corazón encogido, necesitas estirarte, hablar… un puente para volver a la realidad material.

“YO AMÉ A EDGAR ALLAN POE”

Basado en relatos macabros de Edgar Allan POE.

VIERNES 22:30 y SÁBADOS 23h – 15€

Dirigido: Pilar MASSA

Intérpretes: Carmen MAYORDOMO y Pilar MASSA.

La CASA de la PORTERA

Teléfono de reservas 649397571 (de 11h a 14h y de 17h a 20h).