Notodo publica esta fabulosa crítica de La Toñi Unplugged, firmada por Miguel Gabaldón.

La Toñi Unplugged, inmensa ternura en Selectos Puraenvidia

por Miguel Gabaldón

“Y voló… se marchó dejando padres y un cajón donde guarda cartas de un primer amor, se marchó llorando sin decir adiós… y voló… se escapó una noche en dirección al sol, se marcho gritando con su dulce voz: ¡quiero ser eterna, quiero ser canción!” Desde ese instante en que lanza sus deseos en versión Los Pecos, la Toñi ya tiene a todo el público en un puño. No hay más. Este spin-off del maravilloso personaje creado por Carlos Be para el Elepé de The Zombie Company (que todavía sigue en cartel en La Casa de la Portera, con lo cual si todavía no habéis disfrutado de ella, corred como el viento, amiguitos) nos traslada a un universo de canciones y desamores travestidos que no es sólo un concierto ni sólo un monólogo, sino que se convierte en mucho más. Los amantes del petardeo disfrutarán de lo lindo con este show, por supuesto. Pero esta Toñi Unplugged de Fran Arráez tiene mucho más calado como para quedarse sólo ahí (porque para eso te vas a cualquier bar de Chueca con espectáculo de drags y listo Calisto). 

La Toñi Unplugged - Fotografía de Nacho del Río
La Toñi Unplugged – Fotografía de Nacho del Río

Alberto Puraenvidia baja violentamente el cierre de su local en la madrileña calle Santa Ana, Selectos Puraenvidia (que tampoco es sólo un pequeño local musical de aires semiclandestinos, ni un teatro underground, ni una tienda de diseño vintage, sino todo a la vez) y aparece la Gran Babilonia, esa inmensa Toñi (grande sobre todo en ternura y corazón, o corazones, como afirma ella) que narrará sus (des)venturas amorosas regadas con canciones incrustadas en el imaginario colectivo de una generación adicta al drama (Massiel y Mocedades no podían faltar). Pero no sólo de melodrama vive La Toñi, y en ese viaje emocional cabe, y mucho, el humor. Y el público llora de la risa mientras la Toñi llora por dentro. Y es esa capacidad de Fran Arráez para hacer reír mientras ves cómo el dolor se le ha asentado en el alma a este personaje (sin querer salir) lo más grande de esta Toñi desenchufada. Que trasmite tal emoción y desgarro que pone los pelos como escarpias y la lagrimita en el ojo al reducido público de tan selecto local. Qué grande eres Toñi. Coño

AAA La Toñi Unplugged

Y es que el personaje en que se le cogía un cariño desproporcionado en Elepé gracias a su inmensa ternura y dolor escondido bajo capas de maquillaje se desarrolla aquí con este merecido espectáculo unipersonal (a excepción de la compañía del pianista Mirko Jumilla y alguna delirante intervención sorpresa) que se hace corto, muy corto. Sólo desearía uno seguir escuchando las narraciones de esta Sherezade travesti y algo adicta noche tras noche, con esos velos de los que se va despojando hasta llegar a la piel y el alma desnudas. Y es que la Toñi es uno de los personajes más especiales que han pasado por la escena madrileña en mucho tiempo. Como diría ella misma versionando a Lionel Richie: “Hello, Is it me you’re looking for?” Pues sí, Toñi, hija mía. Eres tú a la que buscábamos.

LA TOÑI UNPLUGGED

VIERNES 21h – 10€

Autoría y dirección escénica – Fran Arráez
Dirección musical y piano – Mirko Jumilla
Espacio escénico – Alberto Puraenvidia
Cartel – Jan Pisarik

 

SELECTOS PURAENVIDIA.

Calle Santa Ana nº6

Teléfono de RESERVAS:  649 397 571.